miércoles, 25 de julio de 2012

Repudio a la puesta en marcha de la subestación Rigolleau - Berazategui-

Repudio a la puesta en marcha de la subestación Rigolleau.
Repudio a la represión de los reclamos sociales.

El sábado 21 de Julio los vecinos pusimos en pié  el monumento que fuera avasallado por la  multinacional Edesur ,en calles 21 y 142, monumento  realizado por artistas de Berazategui, representando nuestra lucha. y en  repudio de la  primer  represión sufrida el día 5 de mayo del 2006.

A pesar de la violencia represiva ejercida por las fuerzas de seguridad, dirijidas por el ENRE, Edesur y el Municipio sobre nuestro barrio, violando todos los derechos constitucionales para poner en marcha esta máquina de muerte, los vecinos seguimos más decididos que nunca  en nuestra lucha por el cierre y traslado de la subestación Rigolleau,  fuera  de toda zona poblada.

Convocamos a sumarse a este REPUDIO a  todas las organizaciones sociales, ambientales, políticas, gremiales, científicas, artísticas, religiosas y todas aquellas personas que creen que: la vida no se negocia ni se vende, se defiende, y agradecemos el acompañamiento recibido durante todos estos años de lucha.

video

¡Juntos podemos!

A 196 años de la Declaración de la Independencia:
Decimos NO a la subestación Rigolleau de Berazategui

Los ciudadanos y organizaciones sociales, educativas, sindicales, políticas, ambientales, culturales y religiosas abajo firmantes, repudiamos la puesta en marcha de la subestación Rigolleau, desoyendo el sostenido pedido de los vecinos del barrio directamente afectado, del resto del Distrito y de otros lugares que acompañan el reclamo de traslado de la subestación a zonas no pobladas.

Después de 10 años se consuma un hecho que esconde en sus entrañas el desconocimiento total a la Democracia Participativa, desconoce los tratados internacionales, el principio precautorio de las normas nacionales en materia sanitaria y las leyes nacionales y provinciales de promoción y protección de derechos de la niñez y adolescencia, violando el interés superior del niño, poniendo por delante de la salud de los más chicos la generación de energía, la cual se pretende realizar sin el control sanitario necesario para que la misma no se contraponga con el derecho a la vida y a un ambiente sano de la población.

En aras de un supuesto progreso se ponen en riesgo la vida de decenas de personas, particularmente niños y ancianos, quienes son los más vulnerables a unos de los comprobados riesgos de la contaminación electromagnética, como lo es la leucemia linfática aguda.

Los hechos demuestran que existe un temible acuerdo entre los poderes políticos, económico y judicial, que apoyándose en cuatro represiones y cuatro ocupaciones policiales del barrio sostuvieron el desarrollo de la obra y sostienen actualmente la puesta en marcha de una verdadera máquina de la muerte. Se pretende avanzar con una idea de desarrollo atada al crecimiento económico que deja subordinado el bienestar humano al enriquecimientos de algunos.  Tanto el poder político como la Justicia no se han preocupado por garantizar los derechos humanos de la población de Berazategui y se han subordinado a los intereses de una empresa monopólica como es Edesur.

El Gobierno Nacional puso su herramienta de control, el Ente Regulador de la Electricidad (ENRE), al servicio de la empresa, convirtiéndolo en el representante y defensor de Edesur. El Gobierno de la provincia de Buenos Aires miró para otro lado y aceptó un informe de impacto ambiental, realizado por la empresa, que no guarda las normas mínimas de un trabajo serio y responsable y que no cumple con las normas que exigen un ESTUDIO de impacto ambiental que debe realizarse por el organismo público y no por una empresa privada. Pues a los vecinos se les niega la contundencia de los informes comunitarios sobre las enfermedades de la población, pero a las empresas se les toma como validos los suyos.

El Juez Federal de Quilmes Luis Armella, desnudó su decisión de negar Justicia al tardar 60 días en declararse incompetente en una nueva y fundamentada demanda iniciada por los vecinos y al no responder NUNCA el pedido de medida cautelar.

El Intendente de Berazategui, mostró su desprecio por los vecinos a quien debe proteger, al no actuar con todos los elementos que tenia en su poder para hacer cumplir el reclamo de traslado de la Subestación, tal como había prometido a los vecinos en el año 2006 -frente a la ultima reelección- del ex intendente Juan José Mussi, ahora Secretario de Medio Ambiente que dejó a cargo del  municipio a su hijo Patricio, quien ante los pedidos de diálogo de los vecinos no duda en llenar las calles del barrio de fuerzas policiales.

 A ninguno de ellos les alcanzaron los argumentos existentes, los avances científicos mundialmente reconocidos, ni la triste experiencia de la Subestación Sobral de Ezpeleta que ya a provocado 170 muertos desde su puesta en marcha.

Por su parte, Edesur, empresa de capitales fundamentalmente italianos, demostró que como cualquier monopolio su único interés es la generación de ganancias máximas, cuanto más mejor, y terminó construyendo una de las peores y más inseguras  subestaciones eléctricas, llegando al extremo de no respetar ni las medidas de seguridad y disposiciones de obras que figuran en los manuales de la propia empresa.

Todos estos actores serán responsables de los daños que el funcionamiento de la subestación Rigolleau cause en la vida y la salud de los habitantes de los barrios circundantes a la misma. Zona que progresivamente se convirtió en una región cargada de efectos contaminantes como son la propia fábrica -que le pone el nombre a la subestación-, las cuatro torres de telefonía celular, la presencia de varios transformadores -que nadie a constatado hayan dejado de tener PCBs- y el tendido aéreo y subterráneo de diversas líneas de cables de electricidad de alta y media tensión, por nombrar sólo algunos de los contaminantes que generar una peligrosa sinergia para quienes viven en el lugares.

Por ello, volvemos a levantar nuestra voz para reclamar el traslado inmediato de la subestación Rigolleau a una zona no poblada y un riguroso control de otros elementos contaminantes que existen en esas barriadas. 

A 196 años de la declaración de la Independencia de nuestro país, denunciamos el avasallamientos a los derechos democráticos que sufren los vecinos de Berazategui y exigimos que el gobierno ponga freno al afán de las multinacionales, que regule sus obras e instalaciones y TENGA COMO PREMISA el derecho a la vida de su pueblo, sobre cualquier otro interés!


Berazategui, 9 de julio de 2012

  • Vecinos Autoconvocados por la Vida
  • Foro Regional en Defensa del Río de la Plata, la Salud y el Medio Ambiente
  • Foro por lo Derechos de la Niñez, la Adolescencia y la Juventud de Berazategui



Adhieren:

Secretaria de Extensión Universitaria. Facultad de Ciencias Exactas. UNLP; Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria (Facultad de Agronomía y Forestales, Facultad de Ciencias Naturales y Museo, Facultad de Trabajo Social, Facultad de Ciencias Exactas, Facultad de Humanidades y Facultad de Periodismo de  la Universidad Nacional de La Plata), Raúl Montenegro - Premio Nóbel Alternativo 2004 (RLA-Estocolmo, Suecia);
Alcira Daroqui, Directora de la Carrera de Sociología de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA – Vecina de Berazategui; Denise Laura Fridman, Investigadora del Observatorio de Adolescentes y Jóvenes - Instituto Gino Germani – UBA; Dra. Leda Giannuzzi, Investigador Principal CONICET, Profesora de Toxicología, Facultad de Ciencias Exactas, UNLP; Julio C. Gambina, Dr. en Ciencias Sociales - Profesor de Economía Política en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario, Presidente de la Fundación de Investigaciones Sociales y Políticas, (FISYP) e Integrante de CLACSO; Dra. Beatriz Rajland, Titular de la Cátedra de Teoría del Estado. Facultad de Derecho de la UBA. Integrante de la FISYP; Julio Pasin – Socióloga - Becaria Doctoral del CONICET - Miembro del Observatorio de Adolescentes y Jóvenes y del GESPyDH (IIGG - UBA); Brenda Canelo. Antropóloga. UBA – CONICET;
María Florencia Graziano, Socióloga, UBA – CONICET; Florencia Ciccone, Docente e Investigadora, Instituto de Lingüística, FFyL, UBA; Dra. Silvia Guemureman- Socióloga, Investigadora del CONICET; Gustavo Damián Gonzalez -Docente e investigador de la Facultad de Derecho de la UBA; María Angélica Di Giacomo. Docente de la Universidad de Buenos Aires; Pbro. Ignacio Blanco. Pastoral Social de la Diócesis de Quilmes; Pbro. Rubén Oscar Infantino; Misioneros Claretianos; Parroquia San Jorge – Florencio Varela; Graciela Iturraspe, Diputada Nacional; Victoria Donda, Diputada Nacional; Alcira Argumedo, Diputada Nacional; Fernando “Pino” Solanas, Diputado Nacional; Jorge Cardelli, Diputado Nacional; Horacio Piemonte, Diputado Nacional; Luis Sacca (Diputado Nacional); Dr. Héctor Polino - Diputado Nacional (MC); Walter Martello - Diputado Provincial. Buenos Aires; Maricel  Etchecoin Moro - Diputada Provincial (MC), Buenos Aires; Oscar Negrelli. Diputado Provincial (MC), Buenos Aires; Pablo Bergel, Diputado de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; Interbloque de concejales del Frente Amplio Progresista de Vicente López; Concejal Luis Alberto Cancelo - Bloque Nuevo Tigre – HCD, Tigre; Concejal Ana María Zioch. (MC) – Berazategui; Ernesto Zeitlin - Consejero Escolar (MC) – Berazategui; Pablo Micheli - Secretario. General CTA de la  Republica Argentina;
Hugo Blasco. Secretario de DDHH, Central de Trabajadores de la Argentina (CTA);
Carlos Chile - Secretario. General CTA Capital Federal; Asociación de Profesionales de la Salud de la Pcia. Bs. As. (CICOP); Alejandro Cabrera Britos, Delegado ATE – CTA, SENASA; Sindicato UNQATE de la UNQ; Junta Interna ATE-Auditoria General de la Nación; CTA –Quilmes; FeTERA Quilmes – CTA; Observatorio de Jóvenes y Adolescentes del Instituto Gino Germani. Universidad de Buenos Aires; Foro por los Derechos de la Infancia, Adolescencia y Juventud de la Provincia de Buenos Aires; Fundación para la defensa del ambiente – FUNAM; Juan Carlos A. Paesani, Presidente de la Fundación Educación, Ambiente y Trabajo – FUNEAT (Pcia. Córdoba); Instituto de Investigación Económica, Social y Política Ciudadana, ISEPCI; Teresa Malalán: Fundación ECOSUR, Ecología, Cultura y Educación desde los Pueblos del Sur; Foro Regional en Defensa del Río de la Plata, la Salud y el Medio Ambiente; Asamblea Delta y Río de la Plata; Asamblea No a la Entrega de la Costa Quilmes-Avellaneda; Espacio InterCuencas; Orlando Rodríguez – CIPOCARR; Club de Observadores de Aves de la Reserva Ecológica Costanera Sur; Susana Vera y Norberto Bossi de PHUMA - Protección Humana del Medio Ambiente- Córdoba; Unidos por el Río de Vicente López; Abuelas Naturaleza – Medio ambiente y ecología; Fundación Servicio Paz y Justicia (SERPAJ); Encuentro por la Memoria, la Verdad y la Justicia de Berazategui;
MTL (Movimiento Territorial de Liberación) de Capital Federal; Asamblea Barrial de Becar; Ronda de Pensamiento Autónomo; Comisión por la recuperación de las Privatizadas; Agrupación 28 de diciembre UNQ; Asociación de Estudiantes Universitarios de Berazategui (ADEU); Luis Zamora - Autodeterminación y Libertad-; Daniel Rodil - Secretario General del GEN; Diego Iriquin - Secretario Adjunto del GEN; Juan  José  Saslavsky - Coalición Cívica Quilmes; Movimiento Libres del Sur - Dirección Nacional; Proyecto Sur - Provincia de Buenos Aires; Proyecto Sur – Quilmes; Cantera Popular – Berazategui-; Partido GEN - Berazategui (en el FAP); Juventud del ARI – Avellaneda; Juventud del ARI – Berazategui; Jóvenes CC-ARI - Pcia. Bs. As.; Célica García - Artista plástica; Movimiento de Documentalistas; Liliana Giambelluca; Alberto Moya - La Guillotina; Dra. Claudia Heras – Abogada; Silvia M. Rivera – Docente; Desirée Débora Itokazu; Matilde  Haymes; Norma Selvaggio; Hernán Martínez, Burzaco; Pedro Kernst; Martin Kernst; Esteban Kernst; Bianca  Casagrande; Héctor Luis Miranda; Liliana Saladito; Mary Martin; Analia Jatib; Fabián Mazzitello. Mar del Plata- Conciencia Solidaria, Mariela Silvestein - Arq. Claudia Mercuriali



Traslado de la subestación Rigolleau fuera de toda zona poblada!

Si a la vida!

Ley Sanitaria Ya!


Vecinos Autoconvocados por la Vida

martes, 17 de julio de 2012

El ENRE miente y una vez más no dá respuestas a los vecinos de Berazategui

Carta al ENRE  pidiendo información sobre el estado de la subestación Rigolleau.

Durante estos ocho años  los vecinos sufrimos y  alertamos sobre la falta de inversiones por parte de empresa Edesur, y las consecuencias que traería una subestación eléctrica  en el corazón de la ciudad, de Berazategui, por la contamianción electromagnética.

El ENRE después de mentirnos y engañarnos  con la creación de un Foro de debate, sobre los campos electromagnéticos  y la salud humana, que nunca se hizo, no solo salío a defender estas obras sino que no ha dado información sobre el estado y puesta en funcionamiento de la subestación Rigolleau,  derecho que reclamamos por que somo los vecinos directamente afectados y son nuestras vidas y las de nuestros hijos las que estan en riesgo.


Berazategui, 27 de junio de 2012
                                                                                                  
Ente Nacional Regulador de la Electricidad
Ing. Luis M. Barletta
S/D

                               Ref. Requerir información

El motivo de la presente es requerir información sobre el estado actual de la subestación Rigolleau, ya que el edificio sigue vallado por personal policial sin que se brinde a la comunidad vecina información sobre si la misma está funcionando, así como las mediciones electromagnéticas que se hayan realizado en el lugar y que DEBEN ser de conocimiento público y particularmente por la comunidad afectada.
 Después de haber soportado durante meses una presencia inusitada de efectivos policiales que avasallaron todos los derechos civiles de decenas de personas, tal consta en todas las denuncias que hemos realizado, y de haber constatado que el ENRE tuvo activa participación en que ello fuera así, tenemos el legítimo derecho que se nos informe sobre el estado de la obra y particularmente sobre el funcionamiento de la subestación.


Vecinos Autoconvocados por la Vida.

Foro Regional en Defensa del Río de la Plata, la Salud y el Medio Ambiente.

Foro por los Derechos de la Niñez, la Adolescencia y la Juventud de       Berazategui.






Traslado de la subestación Rigolleau fuera de toda zona poblada!

Si a la vida!

Ley Sanitaria Ya!


Vecinos Autoconvocados por la Vida

Información sobre las causas y efectos en la salud de la radiación electromagnética

Electrosensibilidad

Información crítica sobre las causas y efectos en la salud de la radiación electromagnética. Soluciones prácticas.

Electrosensibilidad
¿Electro... qué? ¿no ha pronunciado nunca esa palabra? ¡No es un chiste! Las personas que padecen electrosensibilidad no se están riendo. Si tiene síntomas crónicos inexplicables siga leyendo.


¿Qué es?

La electrosensibilidad forma parte de las nuevas enfermedades surgidas en el seno de las sociedades desarrolladas. Se trata de una 
enfermedad notoria recurrente provocada por la exposición a campos electromagnéticos. Ser eléctricamente sensible significa poseer un conjunto de síntomas (dolor de cabeza, cansancio crónico, dificultad para dormir...) que se activan o se intensifican al encontrarse cerca de aparatos eléctricos, transformadores, antenas de telefonía móvil y/u otras fuentes de radiaciones. Sin embargo, la persona afectada no aparenta tener problema alguno mientras no se exponga a los campos eléctricos. Toda enfermedad recurrente que sea producida por radiaciones, y que disminuya o desaparezca cuando uno se aleja de la fuente que los genera, constituye un caso de sensibilidad electromagnética.

El también llamado Síndrome de las Microondas afecta sobretodo a personas con el sistema inmunitario debilitado, o en fase de desarrollo (ancianos, enfermos, niños…) aunque cualquier persona con buen estado de salud puede llegar a padecerla si su exposición a las radiaciones se hace intensa y prolongada. Cursa con síntomas de insomnio, cansancio o irritabilidad. No es mortal, aunque puede acabar degenerando en enfermedades como el cáncer así como provocar diversos trastornos neurológicos en caso de no reducirse la exposición.
De igual forma que la Sensibilidad Química Múltiple puede hacer que una persona se haga muy sensible a dosis muy pequeñas de productos químicos, los afectados por hipersensibilidad electromagnética pueden hacerse sensibles a niveles de radiaciones que normalmente, para el público en general, pasarían desapercibidos. Por otra parte, la mayoria de las personas intoxicadas por productos químicos (insecticidas, pesticidas, metales pesados, dioxinas, etc.) padecen de electrohipersensibilidad sin saberlo.
(foto) cerebro

Hoy se sabe con certeza que los campos electromagnéticos interfieren en el funcionamiento de nuestro organismo y de todos los seres vivos. Numerosos estudios científicos lo demuestran. Por ejemplo, la alteración del ciclo de producción de la hormona melatonina, que regula el sistema inmunitario y hormonal (estudios del profesor José Luís Bardasano, Director del Departamento de Especialidades Médicas de la madrileña Universidad de Alcalá de Henares) o de daños en el ADN que trasporta la información genética de las células (informe REFLEX, participado por investigadores de más de 12 países europeos y financiado por la UE con más de 3 millones de euros).

Las personas sensibles a las radiaciones presentan síntomas característicos:

  • Cefalea
  • Insomnio
  • Cansancio crónico
  • Irritabilidad
  • Alteraciones en la piel,    incluido picor, quemazón
  • Infecciones recurrentes
  • Dificultad para concentrarse
  • Pérdida de memoria a corto plazo
  • Tristeza sin motivo aparente
  • Alteraciones cardiacas, mala circulación sanguinea
  • Desorientación
  • Congestión nasal
  • Disminución de la libido
  • Trastornos del tiroides
  • Ganas de orinar frecuentemente
  • Nerviosismo
  • Devilidad capilar
  • Manos y pies fríos
  • Rigidez muscular
  • Escozor de ojos
  • Acúfenos

Según las últimas estimaciones para las sociedades modernas la población electrosensible oscila ya entre el 3 y el 5%, lo que eleva a unos 13 millones el número de europeos que sufren este mal. En Suecia, primer país que aceptó la electrosensibilidad como causa de baja laboral (invalidez física), la cifra de afectados se eleva a 290.000.
Las personas que padecen hipersensibilidad a los campos electromagnéticos ven mermada enormemente su calidad de vida no sólo por sus síntomas físicos sino también por los profundos cambios emocionales que suele llevar aparejados. A esto último hay que añadir una serie de inconvenientes: por un lado, la dificultad de su diagnóstico (de tipo clínico, aunque la mayoría de los médicos no la identifican aún en su consulta porque en nuestro país todavía no está tipificada) hace que a la persona que empieza a padecer el conjunto de síntomas se la derive de especialista en especialista. Estos errores de diagnóstico, con frecuencia agravan el síndrome, pues hacen que el sujeto permanezca expuesto largos años al agente causal y retardan el tratamiento correcto. Por otro lado, las personas con este problema comienzan a recibir la exclusión social, empezando por los familiares, amigos y después en su trabajo. Se les califica de alarmistas, vagos, hipocondríacos, inadaptados sociales... cuando en realidad lo que están padeciendo es una enfermedad orgánica descrita por la Organización Mundial de la Salud.
Cada vez se hace más evidente que a las personas que ostentan el poder no les interesa el reconocimiento de las enfermedades que van en contra de los intereses de mercado y/o traen consigo claras responsabilidades legales (para las empresas de las telecomunicaciones y eléctricas), o que no son suficientemente fáciles y rentables (para la gran industria farmacéutica).
Todo ello a pesar de que el Parlamento Europeo a través de sus recientes resoluciones de 2 de abril de 2009 y de 27 de Mayo de 2011, ha solicitado a todos los estados miembros que sigan el ejemplo de Suecia y reconozcan la electrohipersensibilidad a fin de proporcionar una protección adecuada y garantizar la igualdad de oportunidades entre quienes la padecen.
El pasado 23 de mayo de 2011 Minerva Palomar se convertía en la primera trabajadora en España a la que un juez ha concedido “la incapacidad laboral permanente y absoluta” por hipersensibilidad electromagnética y ambiental, dotándola con una pensión equivalente al cien por cien de su sueldo.
Como evidencia de lo que las actuales leyes que regulan los niveles de exposición a radiofrecuencias por una parte y los medios de comunicación por otra nos ocultan basta con leer los testimonios directos de las personas afectadas de hipersensibilidad a los campos electromagnéticos, radiofrecuencias y microondas.
Para evitar llegar a estos extremos es conveniente prevenir, y para ello (y mientras que las autoridades no lo hagan) es conveniente identificar y reducir al máximo nuestra exposición en los entornos doméstico y laboral, con el fin acercarnos al objetivo de vivir en lugares libres de contaminación electromagnética (zonas blancas).

¿Qué causa la electrosensibilidad?


Actualmente los focos más recurrentes de contaminación radioeléctrica son las antenas de telefonía móvil, a la par que los teléfonos inalámbricos (DECT) y los routers WIFI instalados en el interior de las viviendas. Todos ellos emiten microondas de manera permanente (24 horas/día y 7 días/semana) en los lugares donde se instalan. Los teléfonos móviles, a diferencia de los anteriores, sólo nos pueden exponer a niveles de emisión altos durante el establecimiento de las llamadas y el tiempo de duración de la conversación.
Últimamente, les ha dado a nuestros alcaldes por ser “modernos” y colocarnos conexiones a internet inalámbricas gratuitas para todo el barrio. En el entorno WiMAX (similar al WiFi pero con un mayor alcance) que preparan para nosotros la contaminación electromagnética es constante, omnipresente e invisible. En la ciudad de Madrid por ejemplo, los distritos de La Latina, Chueca y Gran Vía ya la tienen, además los kioskos y autobuses municipales, que se unen a los ya existentes puntos de acceso gratuito en centros culturales, deportivos y de ocio.

Ante la actual oposición generalizada de las comunidades de vecinos a instalar antenas de telefonía móvil en sus tejados, las operadoras de telecomunicaciones están buscado nuevas opciones. Una de ellas son las picoantenas. Son pequeñas y están situadas en las fachadas a la altura de la calle, a veces camufladas dentro de los rotulos luminosos de locales comerciales, que les alquilan el espacio, o mimetizadas en las paredes. Son las mismas que ya se han instalado en algunas estaciones de metro para tener cobertura tambien bajo tierra.

Otra configuración son las femtoceldas, que con la forma y el tamaño de un router se instalan en el interior de las viviendas, oficinas, etc. En su publicidad se identifican como ADSL con tarifa plana para teléfonos móviles, entre otros.

Con la excusa del ahorro de costes en la tarifa eléctrica tenemos un nuevo elemento: los contadores inteligentes de la luz (también conocidos como smart-meters). Con ellos las compañías eléctricas van a proceder a la sustitución progresiva de los antiguos contadores. Los chivatos electrónicos tienen capacidad de telegestión (permiten la lectura a distancia de su consumo) pero para ello necesitan emitir radiaciones similares a las de la telefonía móvil, de manera intermitente. También los contadores del agua o el gas podrían ser objeto de su sustitución, multiplicando la contaminación electromagnética de los lugares que los instalan.
En bajas frecuencias, las radiaciones no ionizantes con mayor riesgo potencial provienen de los centros de transformación, lassubestaciones y los cables eléctricos de media/alta tensión, tanto aéreos como soterrados, o los que pasan  pegados a las fachadas de los edificios a la altura de los primeros pisos. Si las líneas eléctricas no se apantallan con materiales de alta permeabilidad magnética (y casi nunca se hace debido a su elevado coste) o se alejan una distancia prudencial de las viviendas, se corre el riesgo de estar expuestos a niveles de campos magnéticos elevados. Con el simple soterramiento de los cables del transporte y distribución eléctrica se pueden frenar los campos eléctricos, pero en ningún caso se consigen evitar los potencialmente peligrosos campos magnéticos.
Cualquier aparato o equipo doméstico que esté en funcionamiento (como el televisor, ordenador, vitrocerámica, secador, etc.) suele provocar campos elevados, que por su cercanía al usuario pueden atraer riesgos si la exposición es prolongada. Sin embargo, estos últimos se podrían desenchufar para ver desaparecer sus efectos por completo.

En ocasiones, vemos como personas que siempre han gozado de un buen estado de salud pueden llegar a enfermar por fuentes generadoras de campos electromagnéticos tales como aparatos eléctricos (radio-reloj, cadena de música, etc.) que se encuentren muy cerca de la cama. De igual forma, podremos ver que un niño que sufre de  nerviosismo, insomnio y dolores de cabeza, es capaz de dormir y estar calmado, después de corregir los problemas existentes con el cableado eléctrico de las paredes de su dormitorio. Los efectos de las radiaciones son acumulativos y se pueden ver agravados si además tenemos nuestra cama situada encima de una corriente de agua subterránea, una falla geológica o un cruce de líneas de la red de Hartmann-Curry (anomalías en el campo magnético terrestre). A veces tienen que pasar años hasta aparece alguno de los síntomas mencionados. En los casos antes citados, al alejar las fuentes que producían campos electromagnéticos, al corregir el cableado eléctrico que pasa entre las paredes o al cambiar de habitación, se devolvió la salud o produjo mejoras sustanciales en la salud. ¿Eran estas personas eléctricamente sensibles? Si las fuentes generadoras de radiación no hubieran sido identificadas y no se hubiera reducido su exposición, estas personas podrían haber llegado a desarrollar una intolerancia a los campos electromagnéticos más severa y permanente.

Existen varios grados de hipersensibilidad electromagnética, del mismo modo que ocurre con la sensibilidad química. Aquellas formas susceptibles de ser revertidas, son formas suaves de hipersensibilidad eléctrica. Cuando se ha permanecido expuesto por largo tiempo, la persona se hace muy sensible a las frecuencias iniciales (por ejemplo, de las antenas de telefonía). Posteriormente y a medida que avanza el síndrome la persona se va haciendo sensible también a otras fuentes emisoras de radiación electromagnética (como por ejemplo de los router wifi, o los tubos fluorescentes). El hecho de que se experimente el síndrome de las microondas, aunque sea sólo una vez, debería considerarse como una señal de aviso que nos manda el cuerpo de que podría existir cierto grado de susceptibilidad crónica.

La electrohipersensibilidad (también conocida como EHS por sus siglas) puede convertirse en el eslabón perdido que explique patologías tan dispares como la fatiga crónica, fibromialgia, enfermedades cardiovasculares, ciertos tipos de cancer, depresión, alzheimer, Parkinson, enfermedades autoinmunes (lupus, artritis reumatoide, enfermedad de Chron, psoriasis, esclerosis múltiple), diabetes, candidiasis y muchos otros problemas recurrentes de salud para los cuales las personas no encuentran respuesta ni alivio permanente por parte de la medicina alopática.

¿Cómo tratar la electrosensibilidad?

No se dispone aún de ningún tratamiento específico para la hipersensibilidad electromagnética al no conocerse totalmente las bases fisiopatológicas de este síndrome.

El método más efectivo para mejorar la calidad de vida de los afectados consiste en evitar o reducir al máximo la exposición a cada fuentes de radiación electromagnética. Para ello puede resultar de gran ayuda solicitar los servicios de un profesional independiente que nos examine detalladamente los lugares donde dormimos, ya que es cuando nuestro cuerpo está en reposo y es más vulnerable porque se segregan una serie de sustancias vitales (melatonina) para el correcto funcionamiento del organismo que se ven alteradas si estamos sometidos a campos electromagneticos. Asi mismo conviene que se revisen por completo el resto de lugares de permanencia habituales dentro de casa, y en el trabajo.

Los alimentos ricos en melatonina como las nueces, avena, arroz integral; y en triptófano (aminoácido precursor de la hormona anterior) como los plátanos, pipas de calabaza, alga espirulina, pollo o pavo, pueden ayudar a las personas sanas a prevenir los efectos nocivos de las radiofrecuencias y a los afectados de electrosensibilidad a recuperar el equilibrio perdido. De igual manera, los alimentos ricos en acidos grasos omega-3 como el aceite de lino, de pescado azul (siempre que esté libre de metales), o de krill; y en compuestos azufrados como el ajo, o el requesón pueden mejorarnos la circulación sanguinea y ayudar a disminuir los dolores de cabeza, problemas de hipertensión y/o pequeñas arritmias asociadas.

Las plantas adaptógenas pueden ayudarnos a elevar nuestro sistema inmunitario y combatir la fatiga. El reishi, por ejemplo, es un hongo muy apreciado en oriente por sus potentes efectos antitumorales, inmunomoduladores y hepatoprotectores.  

Hay que asegurarse de que no existen carencias nutricionales en la dieta. Para ello conviene suplementarla con uno o varios alimentos que sean ricos en vitaminas, minerales y oligoelementos, y especialmente en el complejo de las vitaminas B (mejoran la memoria, concentración y agilidad mental). Es el caso de las semillas de chía hispánica, bayas de Goji, o cualquier producto de las abejas (miel, polen, jalea real o propóleo).

Para descargarnos de las radiaciones electromagnéticas que hemos ido acumulando en nuestro cuerpo, podemos acudir a terapias de biorresonancia (moraterapia o quantum-SCIO) y repetirlas si fuese necesario o mientras que no consigamos alejarnos de las fuentes que nos irradian en nuestro entorno.

Los metales pesados (mercurio, plomo, cadmio...) que se pueden acumular a lo largo de los años en nuestro cuerpo y que suelen proceder de alimentos contaminados, de las amalgamas que tengamos en la boca, de tuberías antiguas que transporten el agua que bebemos a diario, etc. y que pueden agravarnos la sensibilidad a las radiaciones si no se eliminan a tiempo (baste recordar que los metales son muy buenos conductores de la electricidad). Para limpiar nuestro organismo de estos productos tóxicos va muy bien el alga chlorella, así como el ajo y el cilantro.

La desintoxicación del organismo debe acompañarse de varias limpiezas consecutivas de cálculos en la vesícula biliar y el hígado, para evitar que sigan obstruyendo los conductos hepato-biliares, y con ello dificultando el resto de procesos regenerativos. Para ello se puede seguir el método descrito por Andreas Moritz en su libro: Limpieza hepática y de la vesícula.


Algunas recomendaciones para personas electrosensibles:

•    Examinar exhaustivamente con ayuda de un especialista las fuentes de radiación de los entornos doméstico y laboral a los que podemos estar expuestos habitualmente: campos eléctricos, magnéticos, radiofrecuencias, microondas, electricidad estática, geopatías y radiactividad, entre otros.
•    Imprescindible sustituir los teléfonos inalámbricos de sobremesa (DECT) por otros con el distintivo ecológico. Por ejemplo, el modelo AS200 de Siemens que cuesta unos 25 euros y no emite ninguna radiación cuando está en la base (para ello hay que activar los modos ECO y ECO+ a través del menú de opciones del teléfono). Una alternativa mejor aún, son los teléfonos fijos alámbricos.
•    Limitar el uso del teléfono móvil. Tratar de no usarlo dentro de estructuras metálicas y/o en movimiento (coches, autobuses, trenes, ascensores, etc.) asi como en lugares con poca cobertura porque el móvil emite con más fuerza. Mantener el terminal lo más alejado como sea posible de la cabeza y del cuerpo utilizando para ello el altavoz (manos libres).
•    Sustituir las redes WiFi por cables (ethernet).
•    Cambiar los antiguos monitores para ordenador de tubo de rayos catodicos por pantallas planas (LED o LCD/TFT).
•    Los flexos con bombillas halógenas suelen llevar adosados a su base un transformador que emite campos magnéticos muy intensos. Los tubos fluorescentes también, asi como las bombillas de bajo consumo cuando están a poca distancia de nuestro cuerpo. Conviene sustituirlos por bombillas de tipo incandescente, o por halógenas sin transformador, o por diodos LED.
•    Ventilar el interior de las viviendas al menos 15 minutos cada día y/o instalar aparatos generadores de iones negativos para mejorar la calidad del aire y reducir la carga electroestática.
•    Cambiar la ropa sintética (favorece la electricidad estática) por tejidos de origen natural.
•    Aumentar la ingesta de productos frescos (frutas, verduras, hortalizas...) preferentemente de cultivo ecológico, y tratar de evitar las frituras, los productos industriales, refinados y/o adulterados, asi como los cocinados con horno microondas.
•    ¡Ojo con los vigila bebés!. Su misión es la de alertarnos de posibles problemas, pero también están emitiendo continuamente radiaciones electromagnéticas. Nuestros recien nacidos tienen una fisiología aún extremadamente débil como para poder soportar un clima eléctricamente hostíl.
•    Caminar descalzo (o con suelas de cuero) sobre césped, arena o baldosa, para descargarse gradualmente de la electricidad estática acumulada...



Además de todo esto, hay que denunciar, manifestarse, recoger firmas y exigir ya a nuestros políticos el reconocimiento por ley del potencial riesgo sanitario de los campos electromagnéticos. Las nuevas leyes deberían tener en cuenta los sectores más susceptibles de la población, como los niños, los ancianos y los enfermos asi como estar en consonancia con los estudios científicos más actuales. Dichos estudios recomiendan adoptar límites de exposición en función de los efectos que puedan tener las radiaciones sobre las personas a medio y largo plazo. Hay que tomar ejemplo de países como Italia, Suiza, Polonia, Rusia o China donde sus gobernantes en base al principio de precaución y al sentido común, han promulgado valores máximos de exposición miles de veces más bajos que en España.

Valores máximos permitidos (milivatios por metro cuadrado)
RUSIA    SUIZA    CHINA    ESPAÑA
24           40          66           4500


Es necesario difundir la existencia de la electrosensibilidad, primero para defender los derechos de las personas ya enfermas y también, para prevenir a los demás con el fin de que no la padezcan.


Traslado de la subestación Rigolleau fuera de toda zona poblada!

Si a la vida!

Ley Sanitaria Ya!


Vecinos Autoconvocados por la Vida